HOME.Visitas2017
Normas de acceso al museo
HOME.informacion
HOME-Accesibilidad
HOME.-Recibir-programacin
HOME-Flickr

Agenda Cultural

 

Igl.San-Hermenegildoshow map-01
Calle Alcalá, 43

Hoy es la Iglesia de San José.

Esta es la iglesia del antiguo convento de San Hermenegildo, perteneciente a la orden de los carmelitas. Se construyó en 1586 sobre el sitio que antes había ocupado una mancebía (casa de mujeres públicas o prostíbulo). Posteriormente se demolió para levantar allí la actual Iglesia de San José.

El 29 de mayo de 1614, Lope de Vega ofició aquí su primera misa como sacerdote. Meses después, el 16 de octubre, inauguró en este lugar una justa literaria –a la que asistieron entre otros Cervantes y Espinel– para celebrar la beatificación de Santa Teresa de Jesús.

Volver al Madrid de Lope

show map-01
Estación de Cercanías de Sol

Actualmente, en el lugar donde estuvo el Hospital Real de la Corte, se pueden ver los cimientos de la Iglesia del Buen Suceso (protegidos en una exposición). Esta iglesia procedía de una remodelación del Hospital Real de la Corte.

Allí acudía el padre del poeta con sus hijos. La familia llevaba a cabo en aquel sanatorio obras humanitarias. Para ayudar, hacían las camas, barrían, consolaban a los enfermos y velaban a los que fallecían.

Volver al Madrid de Lope

show map-01
Cerca de la calle Mayor, 70

En la muralla de Madrid existió, desde 1241, una puerta con el nombre de Puerta de Guadalajara. En 1582 desapareció a causa de un incendio y Felipe II decidió que no se recuperase para poder, así, ensanchar aquella calle.

Lope de Vega nació en la calle de los Milaneses, aunque hay quienes creen que lo hizo en la calle Santiago. Ambas confluyen en la calle Mayor, a tan solo unos pasos del lugar en que se levantó la Puerta de Guadalajara.

Volver al Madrid de Lope

Fachada-casa-museo


show map-01

Calle Cervantes, 11

El 7 de septiembre de 1610 Lope de Vega compró en Madrid la casa de la calle de Francos (hoy calle Cervantes), en la que vivió hasta su muerte. Con esta adquisición se convirtió en uno de los escasos artistas –literatos o pintores– que tuvo casa en propiedad. En aquella época, ésta era una nueva zona de expansión de la Villa, trazada sobre huertas, terraplenes y arroyos que desembocaban en el Prado.

Volver al Madrid de Lope